24 julio 2006

God save the postman

12 julio 2006

Por aquel entonces


Por aquel entonces
yo paseaba por las orillas de un río
que se doraba cada dos o tres atardeceres,
y pensaba que quizá ya hubieras muerto,
que quizá fueras a nacer más tarde,
el mismo verano de mi muerte,
como un árbol alimentado con zumo
de nubes color naranja.
Por todas partes buscaba tu vestido
azul y rojo.

Algo después,
una noche discutimos
acerca del valor de las basuras
y sobre lo provechoso de los viajes largos.
Y aquel mismo otoño
te convertiste en la mujer de los muchos nombres;
eras Casiopea, y Polux,
e Isis y Pandora,
y tu pelo no era otro,
adivina adivinanza,
que el de Berenice
(elemental, Mr. Watson).

Y hubo un día,
quizás un lunes o un martes,
en que te escribí
aquello de que en mi sexo se encuentra,
¡qué barbaridad!,
Bagdag.

En mi cerebro crecen los bosques
de Canadá,
pero tú eres el bosque más frondoso.

Ahora soy tu torpe amante.
Te quiero, etcétera,
como ante las puertas
del invierno, etcétera etcétera.


El poema es de Bernardo Atxaga. Ayer lo cantó Mikel Laboa en el concierto por la paz de Donostia. La canción se llama Orduan, "por aquel entonces".